* HIDDEN_ACCESSIBILITY_TITLE *

Intel Core

Cloud versus edge: replanteando la infraestructura para el trabajo a distancia

Los beneficios de la nube son bien conocidos en los círculos empresariales, y su importancia se evidencia en el hecho de que el 85% de las empresas considera que su adopción es esencial para la innovación. La nube ha demostrado su valor durante la crisis de COVID-19 al permitir que millones de empresas operen sin problemas, ya que su personal se conecta en casa.

A menudo se habla de la nube junto al edge computing, como si se tratara de dos enfoques de infraestructura de TI independientes. Sin embargo, el uso de una tecnología no elimina la necesidad de la otra. Tanto el edge computing como la nube tienen papeles importantes y distinguibles dentro de un ecosistema de TI, con fortalezas y debilidades específicas. En este post vamos a analizar casos de uso en los que el edge computing saca ventaja.

Reducción de la tensión operacional

Al comparar el edge computing y la nube, la principal diferencia radica en dónde se procesan los datos. En el caso de la nube, los datos se almacenan y procesan en un centro de datos central. En el del edge computing, el procesamiento de datos tiene lugar más cerca del dispositivo, un ordenador portátil, una tableta o un teléfono móvil.

Vivimos en un mundo rico en datos, con nuevas tecnologías como el 5G y el IoT que crean grandes cantidades de información más cerca del usuario, o del borde de la red. El trabajo a distancia multiplica esta circunstancia, ya que más dispositivos aún necesitan acceder a la red desde fuera de la oficina. Esta tensión requiere un tipo diferente de infraestructura y aquí es donde hace su entrada el edge computing.

Éste permite procesar datos en el borde de la red, lo que reduce la tensión en la nube. Debido a que a esta tecnología permite un procesamiento de datos más localizado, libera a la nube para necesidades empresariales más generales y facilita un mejor rendimiento de las aplicaciones.

Eliminando la latencia

Con la nube, la información se transmite al centro de datos, se procesa y luego se envía a los dispositivos en el borde de la red, lo que puede causar latencia. En muchos casos de uso, en los que la necesidad de procesar los datos no es eficiente en cuanto al tiempo, la nube proporciona una importante potencia de procesamiento, almacenamiento y análisis a gran escala.

Sin embargo, en ciertos casos, esa latencia de la red puede ser un problema para los trabajadores en remoto. Tomemos, por ejemplo, el caso de un trabajador de un almacén que utiliza la función "pick-by-vision" en gafas inteligentes de AR para ayudar en la recogida y la clasificación manual de pedidos. Si la latencia se produce durante estas tareas, el trabajador podría recibir información con retraso, lo que podría afectar a la productividad y provocar errores.

El edge computing ayuda a evitar estos problemas al reubicar el procesamiento de datos más cerca del dispositivo en el borde de la red, lo que permite eliminar la latencia y reducir los errores relacionados con el retardo de la red.

Reforzar la seguridad

Con más personas trabajando desde casa, hay un aumento de los datos a los que se accede a distancia. Esto deja a las empresas vulnerables, ya que hay mayores oportunidades para que los ciberdelincuentes intercepten los datos.

Con el edge computing, los datos se filtran y procesan localmente, en lugar de viajar a un centro de datos central, antes de ser enviados al núcleo de la red de la empresa a través de la nube. Esto mejora la seguridad, ya que se reduce la transferencia de datos sensibles entre los dispositivos y la nube.

Combinando enfoques

Lo anterior es un gran ejemplo de cómo la tecnología edge computing puede contribuir a una nube más segura. Y en general, ilustra por qué no restan una a la otra, sino que tecnologías pueden desempeñar papeles distintos e importantes. Dado que la COVID-19 ha obligado a las empresas a normalizar el trabajo a distancia, prevemos que la futura infraestructura de red combinará la tecnología edge computing y la nube.

Twitter LinkedIn Email Print

Obtenga aquí más información sobre los equipos portátiles dynabook, los 2 en 1 y las soluciones con los procesadores Intel® Core™

Volver a la página principal de Toshibytes ►

Intel, el logotipo de Intel, Intel Inside, Intel Core y Core Inside son marcas comerciales de Intel Corporation en Estados Unidos y/o en otros países.